La nanotecnología avanza en la investigación de salud y del agro

Entre los sectores que más han crecido en los últimos años en materia de investigación, la nanotecnología se coloca en el podio del desarrollo. Tanto en salud, como en alternativas de solución a diversos problemas del agro, la inversión sigue creciendo a pasos agigantados.

El diseño y la manipulación de la materia, ya sea a nivel de átomos o molecular, es lo que se conoce habitualmente como nanotecnología, una rama de la investigación surgida en la década del noventa, que se ha ganado un lugar importante a la hora de pensar en el desarrollo de investigaciones que busquen solucionar algunos de los muchos problemas que aquejan a las sociedades del tercer milenio.

Seguramente cuando hacemos referencia a la nanotecnología, la primera imagen que se venga a la mente sea la de alguna película en la que los nanobots pueden pasar rápidamente de ser un experimento que busca mejorar la salud de la humanidad a ser una letal arma que en manos de las personas equivocadas podría provocar todo lo contrario. Y si bien algo de eso hay, lo más importante es entender por qué es fundamental que se siga investigando y desarrollando esto para desarrollar aún más sectores como el campo argentino.

En la actualidad, según los números que publica el Centro de la Universidad Católica de Investigación en Nanotecnología y Materiales Avanzados de Chile, CIEN-UC es una de las empresas que está en ese carril, fomentando el desarrollo de proyectos con financiamientos públicos-privados que llegan a tener hasta cinco años de duración y con presupuestos que pueden rondar los 3 millones de dólares.

Cabe destacar que CIEN-UC tiene como prioridad el desarrollo de proyectos que permitan a la madera obtener propiedades que, por ejemplo, le permitan tener una mayor resistencia a los rayos UV o a la humedad. Además pretenden alcanzar el gran objetivo de aplicar la nanotecnología en el ámbito de la salud, procurando la detección temprana del alzheimer y otras enfermedades que hoy podrían ser trabajadas más eficazmente si fuesen detectadas de forma más temprana.

La firma chilena prevé además comenzar en este 2017 con la construcción de un centro de nanofabricación y caracterización de primer nivel en el Campus San Joaquín, que podría estar finalizado hacia 2023. Este centro será clave también para fomentar la captación de un mayor número de empresarios que apuesten a la inversión en el desarrollo de la ciencia y la investigación. Así lo manifiesta Samuel Hevia, director de investigación de CIEN-UC Chile, que sostiene que “está cambiando en Chile esta mirada del empresariado, que no estaba muy acostumbrado a hacer estas inversiones”.

“La nanotecnología tiene un enorme potencial económico, para entenderlo hay que saber que en el año 2000 la actividad en torno a ella rondaba los 4 billones de dólares, y la proyección de cara al 2020 arroja que esta será de unos 3 tera billones de dólares” manifiesta Hevia. Cuenta también que la inversión que en 2010 en nanotecnología dedicada a la farmacéutica era de un 15% estimando un crecimiento que la llevaría al 50% hacia 2020.

Otra empresa que ha apostado a la investigación en nanotecnología, aplicándola en el rubro de la vitivinicultura es Fraunhofer Chile, que desarrolla la creación de un nanopolímero para remover los compuestos indeseados del vino blanco, o también la elaboración de nanopartículas que ayuden a la remoción de pesticidas durante el proceso de vinificación de la uva. Cabe destacar que estos desarrollos ya se encuentran patentados en países que son grandes productores de vino, y próximamente también se hará en dos firmas sudamericanas, una chilena y otra argentina, que serán además licenciadas para poder comercializarlo internacionalmente.

Como se puede ver, la inversión en nanotecnología tiene una variedad de posibilidades que pretenden contribuir a mejorar la calidad de vida de la sociedad, y que pueden aplicarse también a la valorización de residuos agroforestales para la producción de nanocelulosas, además de la filtración y clarificación de jugos y vinos. En ese sentido, el Centro de Excelencia de Nanotecnología (CEN) de la Fundación Leitat Chile posee proyectos de investigación que se basan prioritariamente en las industrias minera, agrícola y forestal.

La realidad es que aquello que Hollywood nos ha presentado desde las películas de ciencia ficción hoy es algo concreto, que está creciendo y avanzando para transformarse en una herramienta fundamental en el campo de la investigación científica.

tipo: