CARNES: Un cambio de paradigma …. Por Ing. Agr. Andrés Costamagna

Ser el supermercado del mundo, es muy difícil alcanzar esto en el actual contexto argentino.

No tenemos oportunidad de competir en el mundo ya que hay cosas básicas a modificar, la herencia se diluyó y ahora las acciones son propias del gobierno que prefiere equilibrios relativos y acuerdos sectoriales, sabiendo que los sectores tienen fuertes diferencias internas, se demora la toma de decisiones importantes. Todo empieza, DICEN LOS QUE SABEN, el 23/10/2017.

La realidad es que somos poco competitivos a nivel mundial para llegar a ofrecer productos de calidad en la cantidad requerida y el precio deseado en el mundo, salvo algunos nichos que vamos encontrando.

ACTUALIDAD MUNDIAL
El consumo mundial de carne bovina ha tenido un incremento del 1,1 % llegando a 59.4millones de toneladas – record mundial -, en tanto que la producción anual creció 1,4 % alcanzando 61.3 millones de toneladas. Tenemos un mercado abastecido y todas las proyecciones a 2025 dan como resultado que esta tendencia se mantendría, la producción podría crecer a 77 millones de toneladas y el consumo siempre iría por detrás, con lo cual “no es un BIEN ESCASO”.

Las razones del crecimiento de la producción se deben a que se han recuperado stocks en los principales países exportadores. Australia y USA aumentaron sus producciones individuales, mejoró la oferta forrajera y hay granos baratos para los engordes, dando una mejora productiva importante.

El consumo de carne bovina por habitante disminuye año con año y el aumento del consumo se debe al crecimiento de la población que viene asociado al crecimiento del ingreso.

En algunos países del mundo más gente está demandando el producto, puede adquirirlo, lo valora y lo prefiere respecto a otras carnes alternativas.

El descenso en el consumo se da también en los principales países productores lo que llevó a una baja del precio desde fines de 2015 a la fecha.

El aumento de la oferta interna presiona el precio a la baja y muchos países comienzan a tener excedentes, las caídas interanuales del consumo son entre el 1 y el 5 %, según el país, generando un excedente para exportar.

La oferta de otras fuentes de proteína animal (pollos y cerdos), la creatividad de estas cadenas, desarrollo de alternativas (patitas de pollo, nugets, congelados, etc.), inocuidad y seguridad alimentaria, empiezan a tener tendencia positiva, pero la principal variable es el precio.

El consumo mundial de carnes ronda los 44 kg/hab/año, repartiéndose el 36/37 % para carne porcina, 31/33% para carne aviar, 21/23 % carne vacuna, 4/5% carne ovina + caprina y el saldo 2 % a 8 % pescados y otras carnes, variando anualmente por precios relativos entre las carnes y ofertas estacionales.

La noticia de que el 50 % de los pollos de EE.UU. son criados sin antibióticos, el lanzamiento de una vacuna nacional, las carnes sintéticas y el interés por parte de las cadenas de comidas rápidas, dan una fuerte señal hacia dónde van las preferencias de los consumidores.

La apertura de muchos locales gastronómicos a nivel mundial, ofreciendo cartas con menú ecológico da la pauta de un cambio en nuestro cliente objetivo.

PRODUCCIÓN MUNDIAL, EXPORTACIÓN E IMPORTACIÓN

Entre 2007 y 2016, la producción mundial de carne de bovinos creció a una tasa promedio anual de 0.3%.

Se observaron tasas de decrecimiento en importantes países productores: en Estados Unidos la producción disminuyó a una tasa promedio anual de 0.6%; en la Unión Europea 0.5%; en Argentina 2.2% y en Australia 0.2%. En cambio, en dicho período la producción creció en Turquía (14.3% promedio anual), India (6.2%), Paquistán (3.0%), México (1.8%) y China (1.3%).

En 2016 la producción mundial de carne de bovinos se ubicó en 60.5 millones de toneladas.

tipo: